INGREDIENTE DEL MES: LA COLA DE CABALLO

La cola de caballo, del latín Equisetum arvense (caballo que se cultiva en los campos), pertenece a la familia de las equisetáceas, planta vivaz con un rizoma del que nacen raíces secundarias. Crece en el transcurso del  año de dos formas diferentes: en marzo-abril se desarrollan tallos fértiles de color marrón rojizo o amarillo de unos 20 cm. de altura, con hojas marrones. En mayo-junio crecen los tallos estériles de unos 10-14 cm. de altura de color verde y fuertemente ramificados.

La cola de caballo es una planta perenne y una de las hierbas medicinales más consumidas en el mundo por poseer muchas propiedades terapéuticas y estéticas, aunque se trata de un producto usado principalmente por sus propiedades regenerativas de los tejidos celulares, por sus efectos depurativos y de grandes efectos para la belleza y la salud de la piel.

Participa en la producción de colágeno y acelera la regeneración de los tejidos dañados, mejorando su resistencia y elasticidad.

Tras su aplicación como loción cosmética, la cola de caballo deja la piel mucho más elástica y con un aspecto rejuvenecido.

Encontrarás este ingrediente en la crema facial Super Linda:

https://www.mamitabotanical.com/es/shop/crema-super-linda

Equisetum_arvense_FIL.jpg

(imagen de Flora Vascular)